sábado, 27 de junio de 2015

UWG means Inolvidable

Hoolaa :) He aparecido de nuevo en el blog, con nueva imagen por cierto, para escribir una entrada muy especial sobre una experiencia que viví, junto a otros muchos, hace unos días.

El jueves 18 de junio a las 5:30 se observaba una oleada azul en el aeropuerto norte. La emoción y los nervios eran los protagonistas del momento; ya que el CBR volvía a tener la oportunidad de participar en otro torneo internacional, y nada más y nada menos; que en el United World Games, donde intervienen países de todas partes del mundo y distintas modalidades deportivas.
Comenzó la aventura en un día largo y tortuoso en el que solo se veía nubes y asfalto. Al alojarse; una pequeña desorientación tras un largo retraso en la llegada, vino bien para despertar los sentidos y a algunos dormilones que aprovecharon las horas en carretera. A la mañana siguiente empezaba lo bueno.
Los días de torneo fueron intensos y estresantes; los españoles no estábamos acostumbrados a esa perfecta puntualidad de las guaguas y lo pagamos un poco caro. En los partidos; los cuatro equipos representantes se enfrentaron, en su gran mayoría, a gigantes internacionales llenos de protecciones cuan jugador de rugby; "Se habrán equivocado de cancha y no jugarán a basket", pensábamos muchos. Pero esas protecciones eran porque no nos iban a dejar que ningún bote, pase, tiro o victoria fuese fácil. Luchamos como nunca antes y las rodillas de muchos son la prueba, nosotros no fuimos con armaduras. Entre partido y partido, el llamado Stadium era donde los más problemáticos con la comida (una servidora aquí) podíamos elegir si comer en Italia, en la propia Austria, en países Árabes o en el grasoso y delicioso Estados Unidos. Además en ese Stadium disfrutamos de una impresionante ceremonia de inauguración; en la que se presentaron los países participantes, hubo espectáculo, se bailó, se cantó y sobretodo se gritó porque algunos de los españoles estuvieron el resto del viaje sin voz; y también disfrutamos un día de una fiesta que a todos se nos quedó corta, pero que a un pinocho del club le pareció "Genial", al oir esa palabra a todos se nos saltaron las lágrimas de risa. Eso sí, una breve fiesta(literalmente) no nos impidió seguir disfrutando. Nuestro último día en Austria lo pasamos en un precioso lago que le heló hasta las ideas a muchos.
Volvimos a sufrir viendo largas carreteras hasta llegar a Venecia, preciosa ciudad en la que descubrimos el alto precio del servicio en los Ristorantes y los dones de regateadores de algunos. En Florencia, disfrutamos de los ratitos en la residencia hablando con nuestros familiares, jugando al ping-pong o viciándonos a las cartas, visitamos la ciudad, y esta vez no caímos en la trampa del dichoso porcentaje por el servicio. Por último en Milán, disfrutamos mucho de las vistas del Duomo, hicimos nuestras últimas compras con mucho dolor por lo altos que eran los precios y, como en Florencia, nos desconsolamos al ver las famosas y carisísimas tiendas de L.V, Prada, Gucci, etc. Pero se me había olvidado destacar de Florencia la estravagante tienda de My little pony que nos encontramos, una auténtica y por supuesto solo apta para ricos, boutique de moda y ¡ponis! Era casi imposible de creer.
Y por último, volvimos a tener ese día de nubes, asfalto y nervios en la vuelta; en el que nuestros familiares y seres más queridos nos dieron una bienvenida digna de estrellas del rock.
En definitiva quería agradecer poder haber vivido esta experiencia, que como leerán será inolvidable; junto a los entrenadores y el resto de jugadores de mi categoría que, aunque con muchos no existía relación, siempre conincidíamos en momentos de risas.

Esto ha sido todo, espero que les haya gustado. Hasta prontoo ;) O como ya me he acostumbrado a decir... Ciao ;)