martes, 28 de marzo de 2017

Gracias por todo.

 Hoolaa 😊 Hoy les comparto una carta muy especial que escribí hace poco.

Querida mía,
  Hace mucho que nos conocemos. Al principio no fue nada fácil entendernos, pero una vez lo conseguimos fuimos inseparables.
   Tú me viste crecer, evolucionar, fuiste testigo de todos mis cambios y probablemente lo serás de muchos más que aún están por llegar. Contigo he llorado, he reído, he soñado, me he resguardado, evadido, fantaseado, creado. Contigo di la vuelta al mundo mil y una noches e incluso viajé en el tiempo, tanto hacia atrás como adelante. Aprendí el lenguaje del amor y del odio, de la alegría y la tristeza, aprendí a expresar lo que sentía.
  También he de reconocer que hemos tenido nuestros más y nuestros menos. Te he abandonado en ocasiones y no sabes cuánto lo siento. Pero, de un modo u otro, siempre has estado presente en mi vida. En ti encontré una vía de escape; tú me diste voz y siempre estaré en deuda por ello. Porque cuando las palabras no conseguían salir de mi boca, salían de ti; sabías y sabes, en todo momento lo que mi corazón quería decir, pero mi garganta no podía. Tal vez por eso te tengo tanto aprecio.
Con todo esto simplemente quería darte las gracias por todo lo que le has aportado a mi vida y lo que me aportarás.
                     Gracias de corazón, querida literatura.

Final inesperado, eh?? Espero que les haya gustado, la escribí por una propuesta hecha en una asignatura  (como cosa rara) en la que teníamos que escribir un texto hablando de la importancia de la literatura. Si tienen un ratito libre les invito a que lo hagan y reflexionen un poco sobre la herramienta tan poderosa que, muchas veces, menospreciamos. Hasta prontoo 🌚