sábado, 23 de marzo de 2013

Cumpliendo mi otro propósito del 2013 :$

Dime bajito "Te quiero"

Todavía no sé dónde está él. No recuerdo cuánto tiempo hace que no lo veo, que no siento sus suaves manos acariciando mis mejillas. Sólo sé que un día no apareció donde habíamos quedado y hasta hoy nadie lo ha vuelto a ver. Echo de menos su forma de saludarme y de decirme “Te quiero”; se acercaba a mí hasta que nuestras narices chocaban, giraba lentamente su cabeza, se acercaba poco a poco a mi oreja y me decía muy bajito “Te quiero”.
            Aquel día habíamos quedado en ese bonito sauce que está en la placita, aquel sauce era hermoso; era nuestro sauce. Al llegar allí no me extrañó que no hubiera llegado, ya que siempre o casi siempre llegaba tarde. Pasó media hora, una hora, una y media… Claramente me comencé a preocupar y llamé a su casa para saber si estaba allí, pero nada, no estaba. No sabía qué hacer y llamé a todos sus amigos, ninguno lo habían visto desde esa mañana. Me dirigí a su casa para informar a sus padres, ellos llamaron a la policía e hicieron carteles para ponerlos por toda la ciudad.
            Ya han pasado cuatro años y lo sigo esperando con la esperanza de que un día, mientras estoy debajo de nuestro sauce como todas las tardes, detrás de mí sienta cómo dos suaves manos me acarician las mejillas, se acerque a mi oído y me diga bajito “Te quiero”.