miércoles, 20 de julio de 2016

La chispa más necesitada.

Hoolaa :) Ya tengo por costumbre aparecer y desaparecer así que ahorremos tiempo en explicaciones y excusas baratas.
Hoy vengo sin saber qué escribir pero con ganas de ello. ¿No es tan raro no? Muchas veces queremos decir mil cosas y no encontrar las palabras. A veces las ganas son confusas porque no siempre vienen acompañadas de inspiración.
Es curioso. Ese entusiasmo desmesurado puede acabar convirtiéndose en presión; la presión que se siente al querer y no poder. Porque es así; la inspiración es, en ocasiones, tan difícil de encontrar como un billete dorado en una chocolatina Wonka, como un trébol de cuatro hojas, como a Wally en una multitud. Lo mejor es que la dificultad de encontrarla es proporcional a la satisfacción que se siente tras hacerlo, pues notas (como yo ahora mismo) la forma en la que tus dedos recorren el teclado sin siquiera dejar que el cerebro lo analice bien. Es tan increíble lo impulsivos que podemos ser cuando esta chispa nos incendia que cuando de ella sólo quedan cenizas, hayamos consuelo releyendo lo que creamos y sintiéndonos orgullosos pues al final resulta ser arte. Sí, casi todo en esta vida puede ser arte; sencillamente debes disfrutar de lo que haces, expresar lo que sientes y transmitir a los demás lo que ellos necesitan sentir. Así que adelante, sé paciente y cuando encuentres inspiración empléala en algo que de verdad te llene, quizás lo que vas a crear acaba siendo tu forma de dejar huella en este mundo.

¡Eso es todo! Espero haber sido útil y que aquellas personas que lo leen y realmente necesiten la chispa de la que hablo la encuentren pronto, porque créanme que llega cuando uno menos se lo espera, mírenme a mí, escribiendo A LAS TRES DE LA MADRUGADAA! Ahora me voy a dormir tranquila y orgullosa de haber aprovechado mi inspiración. Hasta prontoo ;)